miércoles, 9 de diciembre de 2015

Bolso bailarina



El día 4 de noviembre Anita cumplió seis años. Su regalo, siempre bajo la marca Nochecita, estaba destinado a ser una novedad; tanto por lo especial que es la niña, como porque no queda un solo artículo infantil, que haya salido de mi taller, que la pequeña no tenga.

Durante mucho tiempo, después de ver algo similar en internet,  he estado perfilando este diseño, bocetando, pensando, calculando medidas, buscando combinación de tejidos... y, finalmente, trasladando todas esas ideas a patrones en papel y después en tela.

Cuando un diseño ha sido tan pensando como este, confeccionarlo suele ser realmente lo más fácil puesto que cada costura ha sido tan estudiada que, llevarla a cabo, es lo más sencillo.



Se trata de un bolso de forma elíptica, con falda de tela y tul, que se mantiene de pie aunque esté vacío y con mucha capacidad. 

Cierra mediante cordón regulable, y la parte posterior, cuando está abierto, simula el cuello de un vestido. Atrás va adornado con una gran lazada que evidencia una vez más esa forma de falda fruncida que tanto me gusta

Su asa es bandolera regulable, para que la niña pueda llevarlo a su medida


Su tamaño, 25cm de alto por 17cm de ancho y 12cm de fondo proporciona una gran capacidad, aquí podeis ver la diferencia de tamaño con otro modelo de bolso infantil


Y, precisamente ese tamaño, hace el complemento ideal para llevar a sus muñecos (aquí estaría genial una muñeca tipo Nancy o Barbie, pero ya sabeis que en casa sólo hay un chico y esto es lo más infantil que encontré entre sus cosas)

Ideal para llevar las cosas de aseo cuando va a dormir a casa de sus amigas o sus abuelos



O la merienda para el parque o las salidas con los papás. Aquí, quienes me conocéis, ya sabéis de mi obsesión porque en los bolsos y mochilas entren las botellas de agua... manías mías...


Ayer se celebró su cumpleaños, y la fiesta fue un éxito. Me consta que el bolso también.

Felicidades Princesa!!
Nochecita